Spanish Arabic Chinese (Traditional) Czech Danish Dutch English French German Greek Hebrew Hindi Italian Japanese Korean Norwegian Persian Polish Portuguese Russian Slovak Swedish Turkish

MEDIO AMBIENTE Y PATRIMONIO

SIERRA DE LAS ÁNIMAS: ÁREA A PROTEGER 

Valor histórico, geológico, paisajístico y de diversidad de especies.

En 1931, atletas del Club Welcome de Montevideo vivieron un  gran desafío: llevar el Pabellón Nacional hasta el punto más alto del  país,  por entonces se consideraba que era  la cumbre del Cerro de las Ánimas. Esta aventura deportiva fue parte de la celebración del centenario de la Jura de la Constitución del Uruguay y culminó con el izado de bandera uruguaya en el Mirador Nacional, según lo reseña  la escritora Sara Barreira en su libro Historia del Balneario Solís.  
Este cerro  integra de la Sierra de las Ánimas, ubicada al oeste de Maldonado, entre los municipios de Solís Grande y Pan de Azúcar. En 1973 Servicio Geográfico Militar uruguayo logró descubrir que el Cerro Catedral (Sierra de los Caracoles) es en realidad el sitio más alto del país con doce metros más de altura.
Para el Dr. en Geología Pedro Oyhantçabal – Inst. de Geografía,  Facultad   Ciencias UDELAR-  La Sierra de las Ánimas tiene un gran valor  geológico ya que es más antigua que la Cordillera de Los Andes.  Perteneció a Gondwana, bloque continental constituido por el actual  territorio de América  del Sur y África, tiene una antigüedad de 500 millones de años mientras que Los Andes se formaron hace  60 millones de años, con la separación de los continentes y   junto con el océano Atlántico. 
Origen de la propuesta
La Unión de Vecinos para la Conservación de las Sierras de las Ánimas (UVCSA) inició una campaña de recolección de firmas para solicitar que esta región ingrese al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) o a otro instrumento de conservación con el que cuente el país. El propósito es proteger sus altos valores históricos,  naturales y paisajísticos. 
Sara Barreira y  Pedro Oyhantçabal  brindaron una charla en el Club de Adultos Mayores de Pueblo Gregorio Aznárez, el pasado 21 de octubre, con el propósito de concientizar sobre estos aspectos.  Fueron invitados por Mariana Pirez,  y por la  UVCSA.
  
Mariana es egresada UTU Arrayanes y estudiante de Lic. Gestión Ambiental,   nos explicó el origen de este grupo de conservación de la sierra:
-¿Cómo surgió este iniciativa?
- Mi generación estaba cursando el bachillerato en Guardaparques, y ahí surge la iniciativa desde los vecinos de buscar apoyo porque se estaban viniendo emprendimientos fuertes para lo que son las Sierras de las Animas.  Por ejemplo el posible fraccionamiento de la zona conocida como Posos Azules, que luego  se frenó,  también el tema de instalar un parque eólico. Empezamos a trabajar en conjunto con ellos y generamos lo que era la propuesta de ingreso para la Sierra de las Ánimas,  para nosotros era el proyecto final  del curso Guardaparques. A fines de 2013 se formó la Unión de Vecinos Para la Conservación de las Sierras de Las Ánimas y  seguimos trabajando con ellos en charlas y talleres. 
-¿Se han reunido con el SNAP?  (Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Uruguay)
-Sí,  tuvimos una reunión en el 2013  para ver cuál era la prioridad de la sierra. El sistema tiene una planificación estratégica cada cinco años, y en la programación anterior Las Ánimas aparecía como de alta prioridad,  pero después bajó. Entonces ahí nosotros queríamos  saber en qué situación estaba ahora y nos dicen que hasta el 2020 no habría posibilidad de que ingresara como área protegida del Sistema Nacional. Entonces, empezamos a buscar otras alternativas, la idea es conseguir el apoyo de la comunidad local, de los vecinos y de gente que estuviera interesada en que esto germine. Por eso  comenzamos a hacer actividades, como la  del sábado 21 en Gregorio Aznárez, la anterior  en Pan de Azúcar, también hubo un proyecto con OSC Vida Silvestre en la que participaron muchas personas de la zona.
Problemas actuales 
-¿Hay una campaña de recolección de firmas?
-Sí, pensamos  en juntar firmas como una demostración de apoyo, porque esto es importante para la gente.
Los emprendimientos están latentes, si bien se pudieron frenar esos dos, no hay ningún impedimento legal que prohíba hacer este tipo de cosa. El año pasado nos enteramos de un fraccionamiento nuevo,  en la cuenca alta de la Laguna del Sauce,  en su  naciente y  que es la Sierra de las Ánimas misma. Está proyectada una parcelación  de cuarenta chacras, de cinco hectáreas, que es un impacto bastante grande.
La juntada de firmas no está tanto contra el fraccionamiento, sino buscando  que se genere la de figura de conservación para ese espacio, que la sierra entre en el SNAP y que haya una regulación que la proteja y que sea el respaldo para las actividades que se desarrollen en este territorio. 
-¿El fraccionamiento nuevo  es por la ladera hacia  Pan de Azúcar?
-Exacto, por el camino  Del buen Amigo.  Buscamos respuestas hacia eso, si bien no tenemos claro si hay una aprobación, las obras se continúan haciendo. Nosotros hicimos una primera denuncia cuando se inició  la camineria: un camino en zigzag, que va por el medio de la sierra hasta la cima mismo.  Hay se hizo la denuncia para ver el tema de la tala de monte nativo, que en realidad fue el único argumento del que nos pudimos denunciar.
 Otras de las carencias que tiene nuestra normativa es que dentro de los predios rurales, hasta cinco o nueve hectáreas se considera un predio rural, si tú tienes un predio de 200 hectáreas  y lo fraccionas no hay ninguna norma que te regule ese fraccionamiento.  Ahí se complica para poder controlar lo que se hace. 
-¿Qué es lo que se busca con la declaración área protegida?
-La idea es que se haga con un ordenamiento territorial claro: qué se puede hacer y de qué forma hay que hacerlo. El tema de la caminaría con la pendiente, esta zona es muy alta, en nuestro país la altura máxima es de 514  y ahí estamos en estamos en 501 metros.  Sí las pendientes son mayores hay mayor arrastre y la escorrentía por lluvia aumenta cuando la vegetación se extrae.  Esos caminos generan impacto a todos los niveles, la idea es que se regulen este tipo de actividades. 
De tener un predio solo vamos  a tener cuarenta: cuarenta casas, cuarenta pozos negros, pozos de agua, un montón de actividades vinculadas a eso que también necesitan una regulación, un control, un buen manejo para la conservación de ese espacio.  Es la naciente de la cuenca que abastece de agua a todo el departamento de Maldonado.